Oficial de los SWAT asesinado en Los Rosales se quitó el chaleco para buscar una salida pacífica a la crisis - NOTICIAS DIGITAL ENRIQUILLO

Breaking

lunes, 9 de diciembre de 2019

Oficial de los SWAT asesinado en Los Rosales se quitó el chaleco para buscar una salida pacífica a la crisis

El primer teniente de la Policía asignado a la unidad táctica SWAT, que murió de un disparo propinado por Eugenio Medina Díaz, de 40 años, se había despojado del chaleco antibalas que le cubría para tratar de ayudar a su victimario, que sufría de una profunda depresión.

Eidi Medina, hija de Eugenio Medina Díaz, coincidió con la versión de su abuelo, Eugenio Medina Medina, de 72 años, en que no se trataba de un secuestro, sino de un caso protagonizado por un hombre atribulado por un cuadro depresivo que tenía una discusión con una sobrina, pero en ningún momento la familia estuvo secuestrada.
“Ayer se levantó revoltiao (sic). No quería a nadie en la casa. No era que los tenía secuestrados era que los estaba sacando. Al ver que llegan los policías se alteró. Ahí comienzan los sucesos. Porque él se quedó trancado; en ningún momento salió a enfrentarse a los policías”, contó la mujer.
Según Eidi Medina, el incidente que llevó a la muerte del primer teniente comenzó cuando trató de concluir la crisis de manera pacífica. “El militar o coronel entró a confianza para ver si podía hablar con él, porque él había pedido que lo dejaran tranquilo. Pero al ver que era un policía, le disparó”, contó la hija del agresor.
Juan Manuel Mercedes Vásquez murió en el lugar. Todavía no se ha esclarecido las circunstancias de la muerte de Eugenio Medina Díaz.
Más temprano en el día de hoy, el padre del victimario dijo: "Estaba yo y la mamá de él y dos nietos. Y si hay un arma de fuego uno lo que trata es de defenderse porque cuando una persona está así de quebrantada se le puede zafar un tiro. Luchamos y luchamos y él se trancó en su cuarto y logramos salir", detalló Medina Medina.
En la casa donde ocurrió el hecho, los Medina Díaz tienen un colmado, en el interior de la sala. Justo en un pasillo se observaron residuos químicos de una bomba lacrimógena que fue lanzada por el equipo táctico Swatt de la Policía Nacional, que tuvo que forzar las cerraduras y candados para entrar y, finalmente, domar la agresividad del agresor, causándole la muerte al dispararle, argumentó el señor.
Fue cuestionado sobre cómo mataron a su hijo y explicó: "Bueno, porque ellos, la Policía, rompieron los candados y la puerta, mira la prueba. Rompieron muchas cosas adentro”, agregó. Mientras señaló las evidencias con sus manos.
Acerca de su estado emocional, advirtió que después de la tragedia se siente enfermo.
"Para lo que está pasando (...), yo no esperaba esto, pero estoy agarrado de Dios y me trato de mejorar", dijo. El señor Medina estaba acompañado de nietos y familiares mientras su esposa, Lidia Díaz Méndez resolvía todo lo relacionado a la morgue y el sepelio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario